Adrian Anantawan

Violinista y educador, Catedrático de Música en la Academia Milton

El violinista y educador Adrian Anantawan, nacido en Canadá, es licenciado por el Curtis Institute of Music, la Universidad de Yale y la Harvard Graduate School of Education. Como violinista, ha estudiado con Itzhak Perlman y Pinchas Zukerman, y con Anne-Sophie Mutter; su trabajo académico en educación fue supervisado por Howard Gardner. Entre sus momentos memorables se encuentran las actuaciones en la Casa Blanca, las ceremonias de apertura de los Juegos Olímpicos de Atenas y Vancouver y las Naciones Unidas. Ha tocado para el difunto Christopher Reeve y para el Papa Juan Pablo II, así como para Su Santidad el Dalai Lama.

Adrian ha actuado en Canadá como solista con las orquestas de Toronto, Nueva Escocia, Winnipeg, Saskatoon, Montreal, Edmonton y Vancouver. También ha presentado recitales en el Festival de Música de Aspen, en el Weill Recital Hall del Carnegie Hall y en la Casa Blanca. Además, ha representado a Canadá como embajador cultural en los Juegos Olímpicos de Atenas 2006 y fue uno de los intérpretes principales en las ceremonias de apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno de Vancouver 2010.

Activo en su comunidad, Adrian ayudó a crear la Iniciativa de Música de Cámara Virtual en el Centro de Rehabilitación Infantil Holland Bloorview. Este proyecto de colaboración múltiple reúne a investigadores, músicos, médicos y educadores para desarrollar instrumentos musicales adaptables que puedan ser tocados por jóvenes con discapacidades en un entorno de música de cámara.  De 2012 a 2016, fue co-director de música en el Conservatory Lab Charter School, que atiende a estudiantes del área de Boston, desde el jardín de infancia hasta octavo grado.

Adrian fue nominado a los premios Juno, es miembro del Salón de la Fama de Terry Fox y recibió la Medalla de Diamante del Jubileo otorgado por Su Majestad la Reina Isabel II por sus contribuciones a la Commonwealth. En la actualidad, es el director de música de la Milton Academy de Massachusetts.

«Me uní a No Barriers porque la organización refleja la idea de que todos somos capaces de alcanzar nuestro máximo potencial en este mundo, independientemente de los retos que se interpongan en nuestro camino. Me atrae el compromiso de No Barriers de mejorar la vida de los demás, una historia y un logro a la vez. Estoy encantado y me siento honrado de contribuir con mi pasión al equipo, y de trabajar con otros impulsores del cambio en la junta directiva».

 

TAGS

Juventud, Junta directiva, Junta directiva

No Barriers

Involúcrate. Cambiarás para siempre.

Mantente informado sobre nuevas oportunidades e historias de la comunidad.